River Plate

La opinión de Óscar Ruggeri sobre el puñetazo de Weverton: ¿perjudicaron a River?

River Plate quedó eliminado de la Copa Libertadores de manera injusta ante Palmeiras y varias jugadas quedaron para la polémica.
miércoles, 13 de enero de 2021 · 10:51

Las polémicas continúan tras la eliminación de River Plate a manos del Palmeiras en las semifinales de la Copa Libertadores. El VAR tuvo una actuación determinante en varias jugadas del partido, aunque hay que decir que las decisiones fueron acertadas.

Sin embargo, muchos seguidores del club "millonario" se preguntan por qué unas jugadas se prestaron para la revisión del VAR y otras simplemente pasaron desapercibidas. ¿Perjudicaron a River Plate?

Oscar Ruggeri y Mariano Closs en su programa ESPN F90 analizaron la jugada en detalle y dieron su opinión acerca de lo que ocurrió en los minutos finales en el Allianz Arena, cuando River apretaba por el empate en la serie. 

Para Ruggeri es un claro puñetazo que debió ser sancionado como pena máxima independientemente de la intención o no del portero Weverton. Sin embargo sus compañeros de set no estuvieron tan de acuerdo y atribuyeron el puño a que el balón no llegó a su destino y por eso terminó terminó golpeando al jugador de River Plate.  

El chileno se tiene que tirar, le pegan en la cara. De la misma jugada que se ve la de Suárez, está también debe ser revisada. Afirmó Óscar Ruggeri en ESPN F90

¿En estos caso se juzga la intencionalidad o la imprudencia?

Para Mariano Closs el juego se ha desvirtuado con la presencia del VAR ya que si se quieren sancionar algunas jugadas se le busca "una aguja en un pajar" mientras que si no se quiere sancionar se pasa desapercibida la jugada. Finalmente, es una herramienta que esta manejada por seres humanos que están propensos a la equivocación. 

La polémica queda abierta y cualquier interpretación podría ser válida para este caso. Lo cierto es que a River Plate le queda un sabor amargo el saber que pasó por encima de un rival, aún estando con 10 hombres y se tuvo que ir con las manos vacías.

Los errores cometidos en el partido de ida finalmente condenaron al conjunto de Gallardo que terminó pagando cara su derrota, pero que se fueron con las botas puestas.