El cambio climático está llegando al ají de Nuevo México

Jesse Moreno, un joven agricultor que posee una tienda chilena en el pueblo de Hutch, Nuevo México, cubierta con ataduras rojas, cuerdas decorativas chilenas que adornan muchas puertas y ventanas en el estado, aumenta las ventas y las ofrece gratis. Modelos y el roster chileno gira sobre una canasta de hierro.

“Este pequeño festival es como una mina de oro para nosotros”, señaló Moreno, de 21 años, hacia los tres rosters chilenos. Un aroma ahumado y especiado surgió de las muestras derretidas. Patatas Y penetró en el aire. El Festival Hatch Chile anual de la ciudad impulsó las ventas durante dos días, atrayendo a unos 15.000 entusiastas y artistas chilenos de lugares tan lejanos como Virginia Occidental, Luisiana y Florida, en un impulso positivo después de la epidemia del año pasado. Sin embargo, Moreno y otros agricultores locales no pudieron evitar preocuparse por el futuro incierto del cultivo y su rentabilidad.

La sequía persistente y la escasez de mano de obra sin precedentes se han visto agravadas por la epidemia del virus corona, que ha interrumpido el centro de agronegocios de la identidad del estado, dice Stephanie Walker, experta chilena del Instituto Chili Pepper de la Universidad Estatal de Nuevo México. En un mundo dedicado a la planta. “Definitivamente estamos en un colapso en este momento”.


Los pimientos chilenos, originalmente nativos de América del Sur, fueron introducidos en la tierra roja áspera y rica en hierro de Nuevo México hace cuatro siglos por los colonialistas españoles. Pero no fue hasta 1921 que Fabián García, un horticultor mexicano-estadounidense, investigó las plantas de los huertos familiares hispanos y desarrolló pimientos verdes largos después del cruzamiento. Rápidamente se convirtió en la elección del cliente: el chile verde ahora se tritura en burritos y se usa como condimento para bocadillos populares como palomitas de maíz y galletas saladas, incluso mezclado con limón. Cuando las hojas y las vainas maduran a fines del verano, se convierte en un pimiento rojo, que tiene un sabor dulce y delicado y también se usa en varios platos mexicanos frescos. Aunque los chiles verdes largos se cultivan comercialmente en México, Arizona, California y Colorado, los lugareños y los entusiastas chilenos creen que la combinación de un clima desértico alto, suelo franco arenoso y agua de Río Grande proporciona el chile que crece en la conejera. El valle tiene un distintivo sabor plano y terroso. Nuevo México, que se autodenomina con orgullo “la capital chilena del mundo”, presume de una pregunta real oficial: “¿Rojo o verde?”

READ  Chile participa en la mesa regional sobre sistemas de salud sostenibles y bajos en emisiones

Pero ahora, el estado se hace una pregunta diferente: ¿puede su cultivo característico adaptarse al clima cambiante?

La materia prima más popular de Nuevo México es blanda. No prospera por debajo de los 60 grados Fahrenheit y puede morir incluso con una helada leve, pero puede verse afectado por las altas temperaturas; No madura por encima de los 95 grados. (Botánicamente, los chiles, como los tomates, no son frutas ni verduras porque contienen semillas comestibles y de interior). No prospera en climas cálidos e impredecibles todos los años. En dos décadas, se predice que el promedio mundial del suroeste será más cálido que 2,7 grados Fahrenheit. Según el informe de agosto del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, se verá cada vez más afectado por eventos climáticos extremos como heladas primaverales y olas de calor.

Este año, las olas de calor primaveral evaporaron el derretimiento del hielo en Río Grande, dejando el río y el embalse Elephant Butt, reduciendo el suministro de agua para la agricultura en la parte sur del estado. El Distrito de Irrigación Elephant Butt proporcionó agua superficial a los agricultores en el sur de Nuevo México durante 27 días durante esta temporada de crecimiento, y el depósito tenía una capacidad de aproximadamente el 5 por ciento en primavera y verano. El consultor distrital de recursos hídricos J. Según Philip King, esta es una de las peores reducciones en el distrito de riego en más de un siglo. “Esta es una forma caótica y desafortunada que se ha visto exacerbada por décadas de sequía ahora cada vez más árida”.

De vuelta en su granja, Moreno estaba mirando un campo de 9.5 acres que había arrendado. “Es una locura que toda nuestra agua se haya ido”, dijo. “Hace dos décadas, mi papá me decía que podía obtener agua del río desde febrero hasta el otoño”. Pero eso ya no es cierto: para entregar sus plantas este verano, Moreno tuvo que bombear agua subterránea desde su pozo de 30 pies de profundidad. Le costó miles de dólares regar sus campos chilenos con una bomba.

Incluso ese último intento no durará mucho. Un mayor bombeo reduce el nivel del agua y en algunos pozos la concentración de sal se triplica o cuadruplica, dañando las raíces de la planta y provocando marchitez y otras enfermedades. La naturaleza legal de la extracción de agua subterránea también está en el aire. King testifica en el caso que el caso de la Corte Suprema de Estados Unidos entre Nuevo México y Texas sobre la extracción de agua subterránea en el Río Grande podría reducir aún más los niveles de agua subterránea para los agricultores chilenos y reducir la superficie de cultivo. El caso lleva 8 años y el veredicto aún está pendiente.

READ  Vietnam y Chile buscan mejorar la asociación | Política

La incertidumbre sobre el clima, el agua y los derechos al agua es una preocupación constante para Moreno. Hijo de dos trabajadores migrantes que trabajaban en campos y plantas de procesamiento chilenos, se enorgullece de dirigir su propio negocio familiar en Chile, con la esperanza de pasárselo a su hijo de un año. Pero se pregunta si el chile tendrá agua para entonces. “Realmente odio que Chile baje por este valle”, dijo Moreno con tristeza.

Más allá de las condiciones climáticas, los agricultores chilenos también enfrentan escasez de mano de obra. “Nadie quiere trabajar”, ​​dice Rico Guterres. Él y su esposa, Maribel, una granjera y trabajadora chilena, administran una cabaña de temporada a dos millas de la tienda de Moreno. La última temporada de cosecha, la pareja tomó a cuatro amigos de la familia y los asó. Este año, tuvieron que hacer todo ellos mismos.

Los trabajadores cosechan la fruta completamente a mano antes de que el chile se ponga rojo a fines de octubre. A partir de julio, los recolectores se trasladan a las hileras de cultivos con cubos de plástico, arrancando las vainas con la “presión” adecuada y regresando a las camionetas esperando que se llenen los cubos. La industria de 50 millones de dólares necesita alrededor de 3,000 trabajadores temporales, pero este año son alrededor de 1,350, dice Joram Robs, director ejecutivo de la Asociación de Chile de Nuevo México. “Este año es incluso peor que el año pasado cuando todo estaba cerrado”, dice Robs. Culpó a los beneficios federales por desempleo epidémico que expiraron a principios de septiembre.

Como incentivo, a mediados de agosto, los líderes de la industria negociaron con el gobernador de Nuevo México, Michael Lujan Grisham, para aumentar los salarios entre los recolectores chilenos de $ 5 millones y los trabajadores de plantas de proceso en el Fondo de Ayuda para Desastres federal a casi $ 19.50 la hora. El salario mínimo estatal es de $ 10,50 por hora. A principios de octubre, según Robs, el incentivo alivió el déficit de contratación para las granjas y plantas de procesamiento, aunque el problema seguía sin resolverse.

READ  Casi un tercio de la población mundial padece inseguridad alimentaria, y se espera que aumente drásticamente para 2020

Si bien algunos pequeños agricultores, científicos y activistas por los derechos laborales son vagos sobre lo que alguna vez fue sin efectivo, la escasez de mano de obra tiene más que ver con los intereses del desempleo que con las injusticias históricas laborales y migratorias. Según el Border Agricultural Workers Project, una organización sin fines de lucro que ha organizado a los trabajadores agrícolas en las zonas fronterizas durante más de 30 años, el salario promedio anual de los trabajadores migrantes en Chile ha aumentado de solo $ 6,000 a $ 7,000. Sin embargo, según la Oficina de Estadísticas Laborales, el costo de vida en los Estados Unidos casi se ha duplicado desde 1993.

Durante las epidemias, la falta de equipos de protección personal, higiene y facilidades para lavarse las manos aumentó la columna vertebral del trabajo. “No significa que no haya trabajadores para la cosecha de chile”, dice Carlos Marantes, director del Programa Laboral Agrícola Fronterizo. “Es una cuestión de seguridad, salario y condiciones laborales”.

En las últimas décadas, la menor mano de obra en los campos chilenos ha dado lugar a cultivos más rentables como las balizas y la alfalfa, que, paradójicamente, consumen más agua que Chile. Como resultado, el área de cosecha chilena en Nuevo México se ha reducido de 34,000 acres en 1992 a 8,000.

Sin embargo, aquí en Hutch Valley, agricultores como Moreno perpetúan la tradición de cultivar una planta querida. Moreno me dijo que el dinero que estaba ganando en el festival de Chile haría que su sueño de ser dueño de una granja de 30 acres fuera un paso más allá, ya que Chilis fue arrojado a las bandejas para asar detrás de él. “Mis padres llegaron sin nada y lo construyeron”, dijo, refiriéndose a la tienda que dirige y los acres que actualmente alquila. “No me lo voy a perder todavía”.


Esta publicación parece respetable Noticias de High Country.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Diario Deportivo