China y el diplomático de la ‘puerta digital Asia-Sudamérica’

A medida que se acercan las elecciones generales nacionales de noviembre, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, realizará una visita oficial a Colombia, Paraguay y Uruguay en los últimos días de septiembre. Cosas como la recuperación del Gobierno del 19 y la integración regional y la transformación digital del continente ocuparon un lugar destacado en la agenda. Fue en este contexto de planificación post-epidémica que invitó a su presidente uruguayo Louis Lagalle Boura a unirse al “Portal Digital Asia-Sudamérica” ​​de Silicon Valley. El proyecto, comúnmente conocido como Proyecto Humboldt, tiene como objetivo conectar América del Sur con la región de Asia y el Pacífico con una serie de cables de fibra óptica submarinos transpacíficos.

Cuando aprox. 99 por ciento de las comunicaciones internacionales El submarino pasa a través de cables y actualmente no hay cables que conecten Sudamérica directamente con la región de Asia y el Pacífico. En cambio, la mayor parte del tráfico todavía fluye a través de los Estados Unidos antes de cruzar el Pacífico. El proyecto Humboldt colocará ocho cables submarinos a lo largo del fondo del Océano Pacífico, comenzando en la ciudad costera chilena de Valparaíso y creando la primera masa terrestre a 13.000 kilómetros al oeste de Auckland, Nueva Zelanda. El costo total del proyecto, que comenzará a construirse en 2022, se estima en $ 450 millones y se financiará tanto con fuentes públicas como privadas. Ahora que tanto Argentina como Brasil han firmado el plan liderado por Chile, se ha invitado a Uruguay a hacer lo mismo.

El proyecto Humboldt traerá enormes beneficios a ambas regiones en forma de mayor conectividad digital y diversificación de los mercados disponibles. Sin embargo, el proyecto se ha visto empañado por luchas geopolíticas generalizadas, en particular el lanzamiento global de 5G. Hawaii, una empresa de tecnología china, fue acusada de espiar y amenazar la seguridad nacional de otros países, al principio Curiosidad Apoyando el proyecto. Su ruta propuesta conectaría a Chile con la ciudad costera china de Shanghai, que actuaría como una puerta de entrada digital a la región de Asia y el Pacífico para los países de América del Sur.

READ  Col y sopa de papa con aceite de chile

Durante su visita oficial a Beijing en 2019, Piñera expresó un interés similar en la participación de Hawái en proyectos 5G y submarinos, y no parece haber sido rechazado por el exsecretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Palabras de advertencia Hace unas pocas semanas. Piñera se reunió con altos funcionarios hawaianos y los invitó públicamente. Para invertir En la transición digital del país, señaló que América del Sur quiere “convertir a Chile en un centro de negocios para las empresas chinas”. Huawei ha abierto la primera nube pública de Latinoamérica en la capital chilena Santiago (a un costo de $ 100 millones). Segundo Un paquete está en construcción.

El NEC, con sede en Japón, fue finalmente seleccionado para llevar a cabo el proyecto Humboldt. Cuando El gobierno chileno señaló Para características como bajo costo y bajo riesgo, la presión del gobierno de Estados Unidos sobre Chile no está lejos como un factor potencial para excluir a la empresa de tecnología china. Esta presión para evitar relacionarse con Huawei también está presente en Estados Unidos en el Pacífico. Advertencia Los estados insulares del Pacífico de Micronesia, Vanuatu y Kiribati están preocupados por los peligros que plantea el uso de cables submarinos hawaianos en septiembre de 2020.

¿Disfrutas este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

Sin embargo, sería increíble ver esta decisión como una victoria de Estados Unidos en América del Sur. Aunque Hawái no participará en el lanzamiento del proyecto Humboldt, no hay duda de que aumentará el comercio chino y asiático en general con los países de América del Sur. China ha superado a Estados Unidos como socio comercial continental para todos los países de América del Sur, excepto Paraguay, Ecuador y Colombia. Los tratados de libre comercio (TLC) con Chile y Perú están vigentes, con otros países como Ecuador y Uruguay deseosos de seguir su ejemplo. Ocho países sudamericanos han firmado memorandos de entendimiento sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China (PRI).

READ  Granizo apocalíptico azotó el norte de Italia

Por el contrario, la respuesta de Estados Unidos a la creciente participación de China en la región ha carecido de claridad y coordinación, y las sucesivas administraciones han luchado por proponer una alternativa viable. Las recientes visitas de funcionarios de desarrollo y diplomáticos de Estados Unidos a Colombia, Ecuador y Panamá no han podido aclarar exactamente cómo la iniciativa del G-7 competirá con el PRI de China en la Iniciativa Reconstruir un Mundo Mejor (P3W). El mundo post-Kovit. Ivory Bucky, embajadora de Ecuador en Washington, luego se hizo eco de la decepción generalizada por la falta de participación significativa. Estresado “Todavía estamos en el patio trasero”.

Se desconoce en este momento qué hará después de dejar el cargo. Sin embargo, recientemente ha abierto la posibilidad de conversaciones de libre comercio con China, que aparentemente han tenido poco éxito. Involucrar a los Estados Unidos en negociaciones comerciales similares En años recientes. Con un Estados Unidos que es más receptivo a la participación china y menos preocupado por las necesidades reales del continente, nadie debería sorprenderse si América del Sur cambia su enfoque más lejos del Norte.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Diario Deportivo